VEINTE 12 AÑO POMBO Y BERMUDEZ

en Jueves, Febrero 02 2012

Arranca el 2012 con aniversarios relevantes en nuestra cultura que marcaron la historia fueron innovadores y únicos en su momento, ahora son motivo de admiración y homenajes.
En Colombia habrá que recordar a Rafael Pombo, quien murió en 1912, hace 100 años, y a quien fuera un indiscutible genio de la música popular, Lucho Bermúdez, que nació igualmente hace 100 años.

 

 

2012 como el ‘Año Rafael Pombo’

En sus Cuentos pintados y Cuentos morales para niños formales, crea y recrea historias en verso que sobresalen, dentro de la literatura infantil hispanoamericana del siglo XIX, por su humorismo, desenfado e imaginación. Pombo es no sólo el gran clásico de las letras colombianas para la niñez, sino uno de los grandes iniciadores de esta modalidad literaria en la región. Falleció en Santa Fe de Bogotá, en 1912.

Rafael Pombo era un hombre de una cultura amplia y universal. Fue poeta romántico, escritor del amor y la naturaleza, pensador, traductor y fabulista. Era aficionado a la música y a las artes plásticas. Era además un incansable lector, y los libros de su biblioteca estaban llenos de notas y observaciones. Todo este refinamiento cultural se mezcla con un gusto y conocimiento profundo de la música popular. Esta fusión entre lo culto y lo popular se refleja en muchas de sus poesías.

El Bambuco: copla y tonada, gesto y movimiento, patrimonio común y común denominador de la raza colombiana, pedazo de la patria hecho música.
El bambuco –aire mestizo– es la resultante musical del acoplamiento de razas progenitoras que al fundirse en nuestro territorio alumbraron el nuevo ritmo.

«Una melodía incierta, íntima, desgarradora, compañera que llora y que al dolor nos despierta. O una risa de placer, instadora, turbulenta, que arrebata, que impacienta, con eléctrico poder. Hay en el mas poesía, riqueza, verdad, ternura, que en mucha docta obertura y mística sinfonía»
Rafael Pombo

 

Bienvenidos al 2012, el ‘Año Lucho Bermúdez’

Músico universal y versátil  


Luis Eduardo Bermúdez nació el 25 de enero de 1912 en El Carmen de Bolívar (Bolívar) y murió el 23 de abril de 1994 en Bogotá. Es considerado el compositor e intérprete musical más representativo e insigne de la música colombiana, porque popularizó e internacionalizó ritmos como el bolero, la cumbia, el porro y el merecumbé.

Su sensibilidad artística le permitió componer más de mil canciones en aires como el porro, la cumbia, el joropo, el mapalé, el tango, el mambo y hasta el chachachá. Multifacético como ninguno, ‘Lucho’ Bermúdez tocaba trombón, trompeta y saxofón pero, sin mucha dificultad, era también un maestro con la flauta y el clarinete. Fue pionero en escribir en partituras su música, lo que permitió su difusión y permanencia en el tiempo.

Sonó sin cesar, en Colombia y en el exterior, como si fuera dueño de los salones de baile y emisoras, en donde demostró su talento y capacidad para fusionar al país, el Caribe y Latinoamérica en su música. Fue un músico universal: dirigió bandas de pueblos y municipios, pero también participó como director e intérprete de las más famosas orquestas de música tropical del mundo como la Billo´s Caracas Boys, Los Melódicos, La Orquesta de Bebo Valdés y la Sonora Matancera.